miércoles, 19 de mayo de 2010

El que me diga que sus hijos no comen....

Buenos días, hemos ido al huerto esta mañana y, después del "duro trabajo" que supone regar y quitar las malas hierbas, hemos aprovechado para revisar como va nuestra cosecha. Como ya empieza a dar frutos, nos hemos animado a comernos algunos rábanos. Sí, sí, habéis leído bien. Es muy divertido ver sus caras probando algo nuevo y que ha sido plantado por ellos. Observan como una semilla tan pequeña se convierte en algo tan grande y aprovechan para repasar lo que trabajamos en clase: plantas bajo tierra, hojas, raíces, etc...
Seguramente hoy os dirán en casa que al principio era dulce y tenía mucha agua, pero que al final picaba un poquito, jejeje.

Un saludo, que vuelvo para clase.

No hay comentarios:

Buscar

Últimas recomendaciones

  • "Cómo contar cuentos a los niños." Raynes & Isbell. Ed. Oniro

Seguidores

Google Talk